domingo, 20 de agosto de 2017
Una antología mínima de Juan Lorrio Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 0
MaloBueno 

exposicion-dici-1-cemac.jpgLas obras pictóricas de este pintor vinculado con nuestro pueblo estarán en la Sala de Exposiciones del Centro “Cristo del Buen Consejo” hasta el 15 de diciembre.

Juan Lorrio pasea todos los días por La Pedriza, lee el periódico, se sienta en un bar a tomar un café, observa y se inspira. Delante de un cuadro dibuja, fuma un pitillo y nos asoma a su mundo, a su propia visión de la vida. Ese “otro lado” que bien describe su amigo Juan Carlos Savater en un texto de presentación, es el tema de principal de sus cuadros.

La exposición que estará estos días en Becerril de la Sierra es una mínima antología de sus obras, un repaso a sus influencias, principalmente Picasso, Matisse. “Una pequeña muestra”, señala su amigo, porque todo lo demás se ha perdido, destruido o ha sido regalado. Así es Juan Lorrio, un artista desapegado de su obra, despreocupado de su destino final, y quizá eso la haga más valiosa.

Centro de Actividades “Cristo del Buen Consejo”

Av. de José Antonio, 43 - 45


Horario: L a V: 9 -21 h; S y D: 10 - 13:30 y 16 - 20:30

 

Juan Carlos Savater escribe sobre la exposición.

Las obras de Juan Lorrio aquí expuestas, son solo una pequeña muestra de las pinturas que ha realizado, muchas de las cuales, por desgracia, se han ido perdiendo o destruyendo a lo largo del tiempo. Los que les conocemos bien, sabemos hasta qué punto nunca le ha preocupado el destino final de su creación artística. Sin duda, esta es una lección de bondad y desapego, de las muchas que uno puede aprender de él, y que contribuyen a que sea un tipo de artista muy diferente a lo que solemos estar acostumbrados.

Compartimos años de juventud, junto con otros amigos, tanto por la calles de Madrid, como aquí, en Becerril, junto a las montañas. Y aunque desde esta luminosa época su obra entera se va realizando en el marco de la capital y la sierra, la pintura de Juan nos llega siempre desde "otro lado" y nos habla siempre de "otro mundo". Los motivos que desencadenan que ese otro mundo se despliegue pueden ser una cara, una situación, un personaje de los cafés de la ciudad, o de un encuentro es sus largos paseos por Becerril, pero también cualquier imagen impersonalde prensa o de publicidad, como las mil que nos asaltan a todos a cada paso. Todo es apto para que Juan encienda un pitillo y comience a dibujar sin ningún objetivo. Todo el apto para representar ese "otro lado", cuyo significado no podremos desentrañar nunca del todo, como tampoco podremos recorrer nunca l apequeña y constante distancia que nos separa de él... Solo a Juan le pertenece. En cambio, sí podemos intuir con facilidad, que es un lugar intenso pero al mismo tiempo rebosante de una exquisita ternura y muchísimo humor, que llegan a nosotros sin trabas.

En esta muestra de su trabajo de tan diferentes épocas, que es casi como una mínima exposición antológica, pueden verse algunas de las mayores y más persistentes influencias artísiticas en su pintura: la de Picasso, que nunca ha dejado de fascinarle, junto a Matisse, por supuesto, y también la de una cierta abstracción gráfica y afiligranada que, pasada por sus manos, resulta sorprendentemente actual. Además, para los incapaces o temerosos de mirar ese "otro lado" al que me he estado refiriendo, las pocas piezas de factura más realista y expresión más contenida, aquí expuestas, serán evidencia suficiente del buen hacer de Juan y de su solidez como pintor.

A un maravilloso dibujo de los aquí expuestos, el artista, humorísticamente, lo ha titulado: "Un pobre enseñando sus joyoas"... De algún modo, yo siento como si esta exposición debiera llevar también ese título.

Juan pasea ahora cada mañana a los pies de la Pedriza y su vida de pintor contemporáneo español ha dibujado un extraño y exclusivo arabesco. En el fondo, las vidas de todos nosotros también lo dibujan. Una filigrana como las que pueblan sus pinturas; inexplicable, pero preciosa, profunda y completa.

 
Ayuntamiento de Becerril de la Sierra, Plaza de la Constituci�n n�mero 1 (28490) Madrid. TF: 918538006 FAX: 918556088
.